las caras las voces


Parte rota

de la naríz rota

sobredice una rotura:

Ahí

a la vista

y al fondo

algo roto.

Las caras las voces

-las otras-

pasan

rezan:

"No es felíz quien no quiere"

Deseo enorme de sufrir

descubre y cubre esta vergüenza con el silencio del NO

y el silencio del SI.

Hablaría de hablar en dudas

pero callo

como un cayo.

6 comentarios:

Na8 dijo...

esta muy bueno!
me hizo gracia ese final jeje

Ana dijo...

jojo el cayo xD

Ella también dijo...

Hola!

A ver... no logro entender lo que acaba de pasarme, peeeero...

Estaba paseando por internet y me encontré con tuu blog.
Empiezo a leer, tus palabras me devoraron por un laaargo rato.
De golpe, algo se me hace conocidísimo... releo, leo, vuelvo a leer, digo: ¡claro!, voy a mi bolsito y agarro una hoja que rescaté ayer a modo de souvenir de una perfo que me encantó.
La hoja empieza en "almidonar los latidos" y termina en "sino después de haber trabajado...".
Acabo de encontrar el final de esto que me voló la cabeza...

Gracias,
felicitaciones
y un abrazo interminable.

(Como este blog no tiene fecha, espero que no haya muerto ya y yo me quede sin celebrar las coincidencias).

Oscar dijo...

Yo tambien soy fanatico de Pessoa, me gusta tu blog!!!!
Veni al mio,te espero!!!!!!
Oscar de Bs As

Chopi dijo...

Claro
el deseo desordenado de sufrir
para después desear dejar el dolor
Callame, los cayos no duelen, no?

*******Lacónica******* dijo...

si, quien sufre suele endurecer se