Cumpleaños y casa prestada




Vayas a donde vayas

no hay oportunidad.

Relojes relojes y

ningún velador.

Alguien puntualmente

no lee de noche

y presta las llaves.

Sos quien deambula

otra casa y

cumple así

ostracismo y años.

En el bolso

hay ropa, fruta

y un gran

libro blanco.

Moby Dick

se abre y atormenta

tu inagotable ansiedad

de cosas remotas.

5 comentarios:

livio dijo...

La noche es el mejor libro y la huesuda lámpara que la sostiene

Lacónica dijo...

la sostiene o lo sostiene?
igual está buena la noche-libro
y su lámpara huesuda
pero se ve que esa noche yo quería salir de mi noche, MI libro, salir de mí, bah
necesitaba cosas remotas
ahí tenía a Moby Dick, me faltaba nada más un velador...
Gracias Livio, te dejé un comentario en tu blog

livio dijo...

Que lo (fe de erratas)

Me gusta tu blog!

Shhh... soy el hermano lacónico de asterión

Pablo J. Martillana: dijo...

Me encantó la última parte: lo de la ansiedad de cosas remotas. Muy bueno.
Saludos!

Lacónica dijo...

pablo j.
qué bueno que entraste
Te cuento que
"...pero yo me siento atormentado por una inagotable ansiedad de cosas remotas" son algunas de las palabras de Ismael (es decir del traductor de Melville) en el primer capítulo de mi Moby Dick. (estoy citando de memoria, así que puede haber errores)
Creo que te gusta Melville (o su traducción)y que compartimos ese gusto.
besos