a la deriva guiás




Caracolean tus pies







en ayuno.







Sed de ojos







boca de agua







manos de anzuelo.







Quien parte







abre en el horizonte







un corazón.







Cuerpo de líneas







traza destinos allá







pezca a la luna







de asombro.







(Ella dice







díme con quién andas







ella dice







díme quién eres.)







A la deriva guiás







al sol







con tu frente.







Cual dios del delirio







te decís







lo que no debe ser







y afirmás -otra vez-







dolor sobre esta tierra.




5 comentarios:

Asterion dijo...

Si yo fuera el Dios del Delirio y me digo qué no debo hacer, no me creería.

Lacónica dijo...

hay Aste...
CUAL dios del delirio
te decís
LO QUE NO DEBE SER
(algo parecido a juzgar al mundo,
como cuando vemos un documental y nos indigamos profundamente del tigre que se come a la gacela mientras ella lo mira; tal vez usté no está tan loco pero a mi indigna que alguien sufra,
supongo que eso es delirar: qué cosa es más propia del mundo que gozar y sufrir)

Lacónica dijo...

lo de "usté" ya sabe que es así
pero a indigna agréguele un "me" adelante

Asterion dijo...

Lacónica: Tiene razón. Equivoqué el hacer por el ser, tal vez porque la pantalla de comments no me permita leer el post, pero tal vez... no lo sé.
Lo que está entre paréntesis no lo entiendo bien, pero es seguro que usted siga teniendo razón. Yo solo creo que El Dios del Delirio, no debe tener una lectura de los hechos como para poder decir qué no ser.

Lacónica dijo...

pero Aste
recordemos la mitología judeo-cristiana
ese dios se la pasa diciendo lo que no se debe...