Ensayo 3






Si vendo
esta fuerza de trabajo
es para mantener
esta fuerza de trabajo
Todo los días aluden a lo mismo
La Tierra gira y
nosotros pegados
Aplasto las ganas
de decir cómo estoy
Entre líneas manuscritas
antiguos detectives
descubrían un nombre
Sobre eso leí
hace poco


Las cárceles siguen
como estaban
Acá en el centro
pasa el tiempo en el trabajo
Todo por comprar
la carne que matamos
día a día
Las proteínas y los sueños
de mi hijo
con un sueldo
Por lo menos
También
ando en no decir lo dicho
Imposible
Y sin embargo (cómo me gusta Y sin embargo)
garabateo con esmero
y mi amiga triste







4 comentarios:

Noelia dijo...

No sabes qué alegría leerte. Acá es de noche, aunque bien pudiera haber salido el sol, de golpe, así en medio de la noche.
Me da alegría que arañes tiempo para escribir. De veras. Yo voy también arañando, arañando la vida. Tengo otro espacio que vivo con ilusión. Te contaré. He dejado de ser Aurora. Ha amanecido un poco más.
Un abrazo fuerte.

Lacónica dijo...

"lo único que vale es hacer cosas, y por eso las cuento casi sin ganas, nada más que para no sentir tan de cerca la lluvia de esta tarde vacía."

qué bueno encontrarte Noe, ex Auro...

se me hizo complicado tratar de dejar mensaje en tu blog, no sé qué paso previo había que hacer... Cómo es eso del otro espacio?

ABRAZÓN!!!!!!! contáme todo lo que puedas, si? Beso

Noe dijo...

El servidor de mi blog está medio muerto. Llevo días sin poder entrar. No ha llegado ningún comentario.

Estoy volviendo a escribir, de nuevo.
Tengo un espacio que voy rellenando a poquitos con palabras, pensamientos.
Te dejo la entrada de hoy. Te siento en ella, en ese femenino plural que tantos años he tardado en saber decir: http://www.diagonalperiodico.net/blogs/anfigorey/0-cero.html

Abrazos, desde acá,
N.

Maite Ortiz dijo...

que bueno, que bien leerte. intenso.