MUDA




Cuervos blancos



-que no dicen nada-



vienen a mí.



El día



se interpone como noche



de la noche.



Hielo seco burbujea



entre nubes,



ciega el sueño de ir



en reflejo, sombra. Luz



maldita: Desnuda



el cuerpo inhabitado,



señala como un dios



canoso, claro,



ausencia de alma



bajo el vello. Transparento



-como muerta a la intemperie-



no espero más que gusanos



igual de pálidos y mudos.




Entonces ramas mueven



el viento



-dedos oscuros tocan-.



Con ojos comidos



de vacío vibro



en aire



y me pierdo.


































10 comentarios:

Asterion dijo...

¿Cuervos blancos en un poema dark? Es llamativo, pero debe estar bien

Lacónica dijo...

bueno Aste

no sé si está bien
pero en estos versos ocurre que el blanco se relaciona con la muerte, el sinsentido, el juicio del omnipotente que te hace sentir más impotente... y otros pesares

y es lo oscuro lo que enciende, mueve y hace música


qué le vamos a hacer

Asterion dijo...

Lacónica: Está muy bien, solo digo que resulta llamativo

Adolfo Calatayu dijo...

Yo la banco a muerte,ya sabe y menciono como al pasar,que en Oriente el blanco se vincula con la muerte (la transición a la nueva vida),por otro lado me dejó,en serio,demudado.
Es pasmoso y bello bello.

livio dijo...

¡Un dios que no usa Carmela!

Arleqino dijo...

ahora que lo dices...
yo también conozco a esos cuervos.
el blanco que se desgrana en polvo, condimento que le quita el sabor a las cosas, el aleteo constante que quiebra la continuidad, el marfil que quita calor, blancos cuervos
que vienen
y no se van...

toto scurraby dijo...

me gusto

rfr dijo...

buen blog, poético e ilustrativo, solo vine de pasada, pero voy a pasear por aquí más seguido...

R.MONTES dijo...

laconico,bello imagenes musica y silencio
si estuvieras cerca deberia temerte ,pero no.
todo en su justa medida
me permito adorarte

Ella también dijo...

Hola!

A ver... no logro entender lo que acaba de pasarme, peeeero...

Estaba paseando por internet y me encontré con tuu blog.
Empiezo a leer, tus palabras me devoraron por un laaargo rato.
De golpe, algo se me hace conocidísimo... releo, leo, vuelvo a leer, digo: ¡claro!, voy a mi bolsito y agarro una hoja que rescaté ayer a modo de souvenir de una perfo que me encantó.
La hoja empieza en "almidonar los latidos" y termina en "sino después de haber trabajado...".
Acabo de encontrar el final de esto que me voló la cabeza...

Gracias,
felicitaciones
y un abrazo interminable.

(Como este blog no tiene fecha, espero que no haya muerto ya y yo me quede sin celebrar las coincidencias).